¿Celos entre hermanos?

¿Sabes que los celos tienen una parte positiva porque ayudan a aprender a convivir y a compartir además de que, bien enfocados, favorecen el desarrollo emocional? Suelen aparecer en niños menores de cinco años, acentuándose cuando llega al hogar un nuevo hermanito. ¿Te suena esta situación? No te preocupes, te damos algunos consejos.

Los celos en los niños

La envidia y el resentimiento son sentimientos universales que no tienen edad, aunque son más evidentes en la niñez, como una relación de rivalidad por conseguir más afecto y atención de los padres.

Pero, ¿qué diferencia los celos de un adulto de los de un niño? El primero puede racionalizarlos y canalizarlos, pero no el niño. Por eso es muy importante que los celos se acepten y se hablen con él sin afearle la conducta o hacerle sentir mal por tener envidia de un bebé, su hermano mayor o menor. Es normal y natural, y para canalizarlo bien tiene que aceptarlo como un sentimiento legítimo a superar.

  • Los niños de cuatro años son los que más afectados. Se puede hablar con ellos sobre el tema, pero sin garantía alguna de que deje de tenerlos, u olvide sus rabietas, que pueden aumentar o volver a salir con un episodio de celos. En este caso, la paciencia es básica y no debemos recriminarle su actitud, sino reforzar la idea de que a cada hermano se le quiere de una forma especial.
  • A los cinco años el cole es una ayuda inestimable. Se puede buscar apoyo de la profesora y de otros niños que también tengan hermanos para que siga su ejemplo y se dé cuenta de que no es el único en tener esos sentimientos.
  • A los seis años los niños manifiestan los celos con malas contestaciones y conductas, e incluso pequeñas agresividades contra su hermanito. Es tiempo de reforzar aún más su autoestima e intentar que sea consciente de lo que le pasa.

¿Qué puedes hacer?

  • Si va a tener un hermanito, debes prepararle para su llegada desde el embarazo. Explícaselo de forma natural, deja que participe en los preparativos y ten en cuenta sus opiniones, así se sentirá mayor.
  • Cuando se muestres celoso ponte en su lugar y hazle saber que le entiendes, le comprendes y le quieres.
  • Refuérzale con frases positivas cuando interaccione con su hermanit@. Aunque tendrás menos tiempo, planifica algo especial y exclusivo para hacer con él (tiempo de calidad).
  • A medida que el bebé crezca, tendrás que dividirte y encontrar tiempo para compartir a solas con cada uno de tus hijos porque los pequeños también pueden sentir celos de los mayores. Con una mayor confianza, este sentimiento de rivalidad se supera sin complicaciones.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies